Llega el Opel Grandland X

Opel Grandland X

Opel completa su gama de crossovers con la talla grande del Grandland X • Gama de dos motores y dos acabados

La familia “X” de Opel crece y como nos tenían prometido este mes de octubre llega el nuevo Opel Grandland X. Es el tercero de los SUV de tercera generación que se une al Mokka X y al Crossland X.

El Grandland X viene a ocupar el hueco del Opel Antara, como si fuera su reencarnación pero puesto al día en cuanto a tecnología de motores y equipamientos. Con una longitud de 448 cm, está en la talla del Opel Astra, es el “X” más grande, con 161 cm de alto, con un generoso maletero que va de 514 a 1.652 litros, como si de un Station Wagon se tratase.

Está en un mercado en auge, que se está comiendo al de los monovolúmenes, el Grandland X tiene aspiraciones familiares, aunque también de campo por su chasis más alto y la opción de un selector de perfiles de gestión de la tracción que sólo es delantera en toda la gama.

Este punto es quizá el que no ha evolucionado, de momento el Grandland X no tiene la tracción total que hacía tan atractivo el Antara. Con el IntelliGrip se intenta suplir ésta, con las ventajas de un menor peso, y una capacidad mayor en la zona de maletero sin el diferencial trasero, pero indudablemente quedan algo mermadas las prestaciones fuera de carretera, quedando para una conducción of-road no tan intensa.

Opel Grandland X

Dos motores y dos acabados.

La oferta del nuevo Grandland X no es para lanzar cohetes, de momento sólo hay un motor de cada tipo de combustible, con potencias muy parecidas.

En gasolina se cuenta con el nuevo motor de 3 cilindros de 1.2 litros que a base de turbo alcanza 130 cv. Es el mismo motor conocido ya en el Crossland X que logra la potencia máxima a un régimen de 5.550 rpm con un par máximo de 230 Nm a 1.750 rpm. Un motor que permite unos consumos contenidos desde 4,5 litros en carretera y 6, 0 en ciudad, con un promedio de 5.1. Pero estas cifras que equivalen a unas emisiones de 117 g/km, se dan con neumáticos de bajo coeficiente de rozamiento. La misma versión del Grandland X se ofrece con neumáticos normales en los que las cifras de consumo homologadas son algo mayores y la de emisiones se va por encima de los 120 gramos que evitan el impuesto de matriculación, por lo que su PVP es más caro.

Esto mismo ocurre con la motorización diésel, que se puede adquirir con neumáticos de baja resistencia a la rodadura, con ligero aumento de emisiones y consumos, pero el precio es idéntico puesto que las primeras en ambos casos no pasan de los 120 g/km.

Este motor diésel ya es un 4 cilindros, con 120 cv a 3.500 rpm y par máximo de 300 Nm a las mismas revoluciones de 1.750 por minuto. Sus consumos homologados están en 4,0 litros en ciclo mixto, 4,7 en ciudad y 3.5 en carretera.

Sobre este motor se dispone también de una caja de cambios automática, tanto uno como otro cambio son de 6 relaciones.

En un futuro está prevista una motorización diésel de mayor potencia que será el techo de gama.

Opel Grandland X

Dos acabados

La gama de acabados también contempla dos, denominados Selective y Excellence, no se salen de la norma de la marca. El primero cuenta ya de base con climatizador automático bizona, 4 elevalunas eléctricos, llantas de aleación, sistema Intellink con pantalla táctil de 7 pulgadas, bluetooth, luz de día de LED, asistente de mantenimiento de carril, control de crucero o freno de estacionamiento eléctrico.

El nivel más alto, el Excellence completa esta lista de elementos de serie con cosas como el asistente de cambio de carril, apertura sin llave, portón motorizado con apertura gestual, mejora de luces interiores, automatismo de luces y lluvia, sensores de maniobra y cristales oscurecidos, entre otras cosas.

Después la lista de opciones completa en ambos niveles el equipamiento con muchos elementos a elegir, incluyendo equipos de seguridad activa se asistencia a la conducción, faros de LED adaptativos y otros de navegación, audio de más calidad y de entretenimiento.

IntelliGrip

Este sistema electrónico es un control de tracción que tiene 5 tipos de respuesta o “perfiles”. El sistema adapta la distribución del par a las ruedas delanteras, permite el patinamiento de la rueda si es necesario, y ajusta con la transmisión automática los puntos de cambio, así como la respuesta del acelerador. Esto garantiza la mejor tracción y un comportamiento más estable en las diferentes superficies como nieve, barro, arena o superficies húmedas.

Opel Grandland X