Mazda CX-3 2.0 120 AT 2WD, el SUV benjamín con aptitudes urbanas

mazda cx-3 20 120 prueba 2017

Con el motor básico de gasolina y tracción delantera el pequeño SUV de Mazda se pone a la moda de los SUV urbanos

Esto de los “SUV urbanos” lo descubrió Nissan cuando su exitoso Qashqai empezó a tener más ventas de las versiones de tracción delantera sólamente que de las de tracción a las 4 ruedas. El público comenzó a valorar un puesto de conducción y línea de asientos alta para manejarse en ciudad, más visibilidad y más confort de acceso, sin pisar en la mayoría de los casos fuera del asfalto. Así la altura al suelo, los ángulos TT y las típicas protecciones de bajos, pasaron a tener menos importancia en este tipo de coches.

Algunas marcas han lanzado versiones más “camperas” de sus SUV, dejando las más básicas enfocadas a la ciudad. Es el caso del Mazda que hemos conducido. Un motor poco sediento de gasolina, en nuestro caso manual, pero que se puede disponer con cambio automático, aún mejor para la “city”. Esta versión de 120 cv base, sólo la hay con  tracción delantera.

1-14-exterior-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba

Es un coche del tipo del Nissan Qashqai que casi se confunde con un polivalente de los normales de chasis bajo, porque aunque sus asientos están más altos y hay algo más de distancia libre al suelo no es mucho más alto en total (154 cm), y además las típicas barras de techo (porta-bacas) son opcionales y ni siquiera disponibles en este modelo. Con todo ello el CX-3 no se queda lejos del Mazda2, que es el coche más compacto de la marca, con el que comparte batalla, es 24 cm más largo y sólo 4 cm más alto.

2-05-exterior-detalle-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba-2017Gama de 3 motores.

La gama del Mazda CX-3 contempla dos motores de gasolina que son los más potentes y después uno más diésel de 105 cv. Se pueden combinar todos con cambio manual o automático y la tracción total llega en la versión más alta de gasolina, de 150 cv de forma obligada y en la diésel, tanto con caja manual como automática. Este motor nuestro no está disponible con tracción total.

¿Es interesante la tracción total?, pues depende del uso que hagamos, si mayoritariamente vamos a andar por asfalto, realmente no, ahora bien si ese asfalto va a estar nevado o mojado con frecuencia, pues ya si que es una ventaja. Si somos de pisar nieve o de deambular por caminos descarnados o embarrados, casi que es obligado aprovechar la tracción total que nos ofrece la gama del Mazda CX-3, pero tendremos que pensar si nos conviene el motor gasolina de 150 cv, o el de 105 diésel. Ni que decir tiene que aquí es una relación entre lo que nos guste más, prestaciones o consumos y tendremos mucha diferencia.

El CX-3 de 120 cv gasolina, con caja manual y tracción delantera obligada, ya decimos por delante que tiene unos consumos bastante favorables siempre que nuestra conducción sea tranquila, de esta forma la diferencia de precio con el diésel vamos a tardar en amortizarla.

Hay tres acabados ahora en la gama 2017, Style, Luxury y Luxury Premium, los dos Luxury son los que más ofertas de versiones mecánicas tienen, mientras que el primero Style se guarda para las versiones más sencillas.

Compacto y polivalente.

exterior-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba-2017 exterior-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba-2017 exterior-detalle-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba-2017

Con 428 cm de largo, el Mazda CX-3 es bastante más corto que el CX-5, éste comparte la batalla del Mazda3, sin embargo como hemos adelantado, el CX-3 lo hace con el Mazda2, un arreglo de números extraño.

El caso es que este es el SUV más pequeño y por encima tiene 3 tallas más, aunque en España sólo se vende una de ellas.

Los cromados de las ventanas son en negro mate, las ventanas en reducción son una característica muy identificativa. Los ángulos TT no son del otro mundo, aceptable el trasero sólamente. Pero esto no es importante tratándose de un tracción delantera, con más enfoque de asfalto.

Conserva la imagen familiar, con la misma parrilla frontal, y luces de día de LED, combinadas con unos faros anti-niebla, los cristales oscurecidos son una opción, y los faros LED son de serie en el acabado Luxury, el más alto y el de nuestro coche.

exterior-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba-2017

Interior de calidad.

Dentro del Mazda CX-3 se percibe calidad, sobre todo en el acabado Luxury, donde encontramos asientos parcialmente en piel, con un diseño entre deportivo y lujoso, alternando aireadores circulares con otros camuflados en el salpicadero, el cual está presidido por una pantalla flotante en la que tenemos el navegador GPS – de serie en Luxury – y los diferentes menús e informaciones de sistemas que se manejan desde un joystick en la parte central, casi entre los asientos.

Interior Mazda CX-3 2.0 120 2WD 2017Este joystick puede compartir su manejo con el acompañante. Encontramos el control de volumen cerca, casi de los pocos botones que existen, aparte de los de regulación del climatizador, que son circulares y de confortable manejo.

Los detalles de confort están a buena altura, quizá mejorable en huecos, con una guantera sosa y algo justa de tamaño, se echa de menos un cofre central, siempre más a mano del conductor. Hay un porta-gafas, pero no hay donde dejar una cartera de mano o pequeños objetos.

Gran equipamiento para su precio y tamaño.

display-Mazda-CX-3-20-120-2wd-pruebaLa gama se basa prácticamente en el acabado Luxury que es bastante completo para un coche de su tamaño y también de su precio. Añade sobre el Style: apertura por detección del mando, cámara de visión trasera, display proyectado en cristal delantero, faros tecnología LED, Interface conexión Internet, encendido automático de luces, limpiaparabrisas con detección de lluvia, navegador integrado con monitor, pilotos traseros LED, radio digital, sensor de maniobra trasero y tapicería parcialmente en cuero, entre otros detalles.

Ya el Style abre fuego con un equipamiento bastante bueno, con climatizador automático, un equipo de sonido BOSE de gran calidad, llantas de aleación, control de crucero, bluetooth con audio streaming o faros anti-niebla.

En opción se redondea el equipamiento con una buena lista, entre otras cosas:

  • Asistente cambio de carril
  • Alerta desviación de carril
  • Alerta distancia frontal con frenado
  • Asientos delanteros calefactables
  • Cambio de luces automático
  • Cristales oscurecidos
  • Faros direccionales
  • Interface conexión Internet
  • Levas de cambio en volante
  • Programa personalización elementos exteriores
  • Programador de velocidad activo
  • Tapicería en cuero

exterior-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba

Un motor de 2 litros.

Mazda CX-3 Motor 2.0 gasolina 120 cvMazda, con sus tecnologías Skyactive, es de las marcas que aún mantiene sus motores de gasolina con cilindradas grandes así que en este CX-3 de gasolina tenemos un motor de 4 cilindros de 2 litros, con 120 cv a 6.000 vueltas y 204 Nm de par máximo a 2.800, cifras un poco equivocas, puesto que en marcha no da la impresión de tener que revolucionar tanto, siendo muy suave, y con buenos bajos.

El cambio es automático de 6 relaciones, es bastante rápido pero no “de carreras”, con una relación final muy larga para llanear, 46,9 km/h para un motor de gasolina que a 6.000 revoluciones serían 281 km/h, incluso la quinta, con casi 40 km/h a 1000 rpm, está por encima de la velocidad máxima de 187 km/h. Pero hay que decir que arriba de vueltas el motor no es muy vivo, le cuesta y a 5.500 rpm ya conviene haber cambiado porque no hay más que ruido.

Sin embargo para lo largo que es el desarrollo final, la cifra de aceleración es buena con 9,9 segundos para ponerse a 100 km/h, y es que el CX-3 con tracción delantera en nuestro caso no es muy pesado, sólo 1.155 Kg. La versión manual acelera mejor con 9.0 segundos para ponerse a 100 y tiene algo más de punta.

Consumos buenos sin muchas prisas.

Cambio automático Mazda CX-3 2.0 120 AT 2WDEl motor de gasolina es un motor suave y poco sediento siempre que no se usen los caballos, para ello tenemos un botoncito que cambia la respuesta del acelerador, aunque esto no se nota apenas – y las leyes del cambio, recomendable para la conducción urbana, si bien será nuestra conducción realmente la que implique un consumo mejor. Según la cifra homologada el promedio es de 5,9 l/100 km, no es que sea para lanzar cohetes, pero la verdad es que puedes acercarte bastante. Hemos llegado a medir hasta menos de un litro más (6,4). Con no muchas diferencias en ciudad y carretera, 7.4 y 4,9. Quizá en la primera cifra podamos estar muy cerca y menos en la segunda en cuanto hagamos adelantamientos o mantengamos cruceros de más de 110 pasamos 5,5. En autopista entre 120 y 130 km/h sus consumos rondan entre 6,7 y 7,2.

En curvas los consumos rondan los 11-13 litros, con un ritmo nada exagerado. Su temperamento en ellas es más que aceptable, apenas diferencias con un polivalente más bajo, y con un cambio que lo hace todo más fácil permitiendo cambios a cierto régimen, más que nada porque no pide hacerlo al límite.

Mazda CX-3 Puesto conducción

Confortable conducción.

puesto-Mazda-CX-3-20-120-2wd-pruebaComo entramos diciendo, el puesto de conducción un poco más alto facilita las maniobras y el callejeo, la respuesta del motor y el cambio automático ayudan. Las levas del volante son opcionales, y las lógicas del cambio te auto-reducen siempre aunque estés en la posición manual.

Hay buen espacio sin sacrificar demasiado las plazas traseras, y la distancia a los pedales es amplia, estilo alemán para patilargos.

La instrumentación es muy práctica, con un cuentavueltas central que ya lo quisieran algunos deportivos. Con velocímetro digital en su interior. por cierto bastante exacto – y sets de testigos en la parte inferior. A nuestro gusto está recargado por los perfiles metálicos que tiene.

Competidores de todos los gustos y marcas.

La lista de competidores es importante, centrándonos en los de su precio estando en la zona media, tenemos al Suzuki S-Cross, Mitsubishi ASX, Seat Ateca, NIssan Qashqai o Citroën Aircross y un poco más caros, Honda CH-R o Audi Q2.

exterior-Mazda-CX-3-20-120-2wd-prueba