Prueba Ford Mondeo Sportbreak 2.0 Ecoboost 240, viajar a lo grande

Compártela...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Si te gusta la carretera y cargar con la casa a cuestas este Mondeo de carrocería familiar te permite hacerlo sin perezas y tener potencia para desenvolverse a lo grande, sabiendo ser más abstemio si no se usan los caballos

El Mondeo, un coche ya de cierto tamaño, amplifica su poder de carga con la carrocería Sportbreak, con la que contamos con un extra de espacio para buen equipaje sin perezas, con los acabados más altos de la gama, es un coche con carácter deportivo y ágil para cuando no llevamos el pasaje lleno.

El Mondeo rivaliza en espacio y prestaciones con familiares europeos mucho más caros, superando a la mayoría en equipamiento de serie y en esta versión, en potencia, con unos acabados que para nada desmerecen, y mucho menos si estamos ante el lujoso nivel Vignale.

La gama es muy amplia en motores, combinando versiones manuales y automáticas y hasta tracción total en las motorizaciones medias diésel. Desde 125 a 240 cv que es el techo de potencia a día de hoy.

Nuestro motor 2.0 de 240 cv está disponible de serie y exclusivamente con cambio automático, el denominado Powershift con 6 relaciones y que es de doble embrague. Podemos elegir tres acabados, ST-LineTitanium y Vignale. Nuestro caso es el segundo, pero con muchas opciones que casi igualan en equipamiento al más lujoso Vignale.

1-01-exterior-mondeo-sportbreak-20-V6-250-prueba

Mismo tamaño que la berlina.

El Mondeo Sportbreak, tiene las mismas medidas en planta que el Mondeo Berlina, el de 4 puertas y portón trasero, es decir 487 cm de largo y 185 de ancho, sólo es un par de centímetros más alto, pero es cosa de las barras de techo.

La línea de cristal trasero bastante vertical favorece la mejor capacidad de carga y tampoco afea nada el coche que está rematado con escapes poligonales carenados, y una boca de carga bastante optimizada.

Defensas, espejos y manetas están acabados en color carrocería, los espejos con intermitentes integrados y son abatibles. Después por delante no hay diferencias con la Berlina con las luces de LED de día en la base de las ópticas.

Los cristales oscurecidos es una opción incluída en nuestra unidad.

 

Interior confortable y completo.

En el interior el Sportbreak igualmente es idéntico de la Berlina hasta la zona de carga. Un coche con buen espacio, un acabado en la calidad del precio y buenos detalles de confort. Bien de huecos y detalles de cortesía, tomas de audio, de corriente (de 230v. en opción), con porta-gafas, vacía bolsillos, y porta-bebidas por todos lados.

Atrás las plazas son generosas para piernas, fruto de una cota útil muy buena. Dispone de hueco para objetos largos que anula la plaza central, sin ella también disponemos de un reposacodos con más huecos.

 

El maletero king-size.

Si te has decidido por esta carrocería este punto será de los más importantes. La zona de carga del Mondeo Sportbreak puede alcanzar los 1.585 litros con los abatimientos hechos, aunque la base por debajo de la cortina de ocultación es más pequeña, con 488 litros que la de la Berlina.

Es un maletero cuidado, con detalles, compartimentos, anclajes para redes (opcionales) y un gran subsuelo en el que podemos dejar pequeños y planos objetos, junto a la rueda de repuesto de emergencia. El borde de carga está raseado con el suelo y protegido con refuerzos metálicos. Los abatimientos se hacen cómodamente, son asimétricos y el suelo queda casi plano. Hay trampilla para objetos largos, y el único punto en el que no se ha pensado es en poder guardar la cortina de ocultación una vez desmontada. Que por cierto, terminas metiéndote en el gran maletero para ello, por comodidad.

Buen equipo y una larga lista de opciones.

 

Con 4 niveles de equipamiento en la gama, este motor de 240 cv disfruta de los 3 más altos. En general tiene un equipo bueno, incluso para su precio, pero aún deja muchas cosas para estirar la cartera.

De lo fundamental está servido con climatizador de dos zonas, un equipo de audio y entretenimiento con conectividad en su equipo Sync3, un cuadro de mandos de mayor calidad, automatismo de luces y limpiaparabrisas, acceso sin llave y arranque de botón y control de velocidad con limitador entre otros detalles, y en el Titanium se suman:

  • Asistente de cansancio del conductor
  • Alerta desviación de carril
  • Asientos delanteros calefactables
  • Control mandos por voz
  • Memorias asiento conductor
  • Sensor de maniobra delantero y trasero
  • Sistema reconocimiento de señales de tráfico
  • Techo de cristal panorámico

El listado de opciones después es largo, muchas de ellas en nuestra unidad, como el sistema de navegación, asistente de aparcamiento, de cambio y desvío de carril, faros de LED, asientos calefactables; delante y atrás, portón trasero motorizado eléctrico, control de crucero activo, asientos con regulación eléctrica, faros de LED, suspensión deportiva o volante calefactado y con regulación eléctrica.

Podemos conformar un coche casi tan equipado como el Vignale, pero sin llegar al más lujoso acabado de éste.

Placer al volante.

La suma de un potente motor, un cambio automático con levas en el volante y unos asientos de tinte deportivo de serie, son los principales argumentos de un confort de conducción de los más elevados que puedes encontrar.

Después sigue sumando enteros con un cuadro de mandos moderno, un volante con muchos mandos para no levantar las manos del mismo y elementos de serie para facilitar la conducción como cambio de luces automático, control de crucero, control de mandos por voz, faros direccionales, freno de mano eléctrico, encendido de luces y limpia-parabrisas automático, recomendación de cambio de marcha, acceso sin llave, alerta de desviación de carril o sensores de maniobra. Cosas que aún se pueden complementar con las opciones, desde el “aparca-fácil” hasta el control de velocidad activo, que en Ford es de las pocas marcas que se puede desconectar. Tenemos también como interesante la cámara de visión trasera para maniobrar, el sistema de frenado automático en ciudad o el sistema activo de alerta de desviación de carril con niveles de asistencia y precisión.

Grande pero nada de barco.

El Mondeo Sportbreak, con su motor Ecoboost de 240 cv cuenta con una suspensión opcional deportiva altamente recomendable. Estamos invitados, sobre todo en vacío a un ritmo alegre, y si has elegido este motor es porque eres de sangre caliente. Esta suspensión no es castigadora y viene además bien para el coche cargado.

Con poca carga nos encontramos un coche hasta divertido por lo que empuja y lo bien que pasa las curvas, no te esperas realmente tanta agilidad, pero en el fondo estamos ante un semi-deportivo en el que puedes llevar la casa a cuestas.

El precio de la potencia.

Y como suele pasar, cuando hay potencia bajo el pié, ya podemos tener homologado consumos de utilitario que será complicado hacerlos. Esta versión, la más potente de la gama, tiene un motor de 2 litros y 4 cilindros, de inyección directa con turbo. Vamos, lo que son los motores Ford Ecoboost. Con la potencia máxima a 6.000 vueltas y un par de 360 Nm a 1.900. El andar puede ser desde muy turístico hasta más deportivo, por ello la horquilla de consumos será muy variable, en función de nuestras prisas.

El cambio automático además supone unas décimas más en consumo, añadidas a las de su mayor masa al ser la carrocería familiar. Las prestaciones son prácticamente idénticas a la Berlina con 235 km/h de punta y 8 segundos invertidos para ponerse a cien. ¿Los consumos?, pues aquí está nuestro análisis en referencia a las cifras oficiales.

Consumo medio: 7,5 l/100 km. Se puede lograr, pero ya sabes como, pocos adelantamientos y cruceros de carretera nacional, 90-100 km/h. Nosotros medimos unos 8.4.

Consumo urbano: 10,3 l/100 km. Aquí con buen tráfico y avenidas te puedes acercar, aunque bajar de 11 precisa de un cuidado óptimo. Contamos con sistema de calado automático. Nuestra medición 11,4.

Consumo extra-urbano: 5,8 l/100 km. El acercarse a esta cifra, o al menos a menos de un litro es complicado, hay que infrautilizar mucho el motor, mantener el coche por debajo de 90 km/h, pensar los adelantamientos  y no entrar en autopista, donde harás un promedio entre 7 y 7,5 sin cruceros exagerados, simplemente entre 120 y 130. Aquí medimos 6,7.

En todo caso en el total de la prueba la cifra obtenida fue de 9,4 litros, con más curvas quizá de la cuenta, como siempre.

Competidores, muchos pero más caros.

Ya entramos contando esto, el Mondeo Sportbreak, sobre todo con este motor es un aventajado en el precio, con su tamaño y potencia sólo hay un modelo que esté por debajo en precio, es el Opel Insignia. Después la larga lista nos lleva a coches con 32.000 Euros más de precio y sin estar mucho más equipados, como el Jaguar XF-Sportbrake, pasando por modelos como el Volvo V90, BMW Serie 5 ó Audi A6.

Ficha del Ford Mondeo Sportbreak

Galería fotográfica.

Compártela...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone